Estrellas

No te quedes aquí, no.

Se libre.

Libérate.

¿Cuánto cilicio

se enrosca en tus brazos?

¿Cuántos yugos impiden

respiración profunda?

¿Cuánto tiempo más

has de permitirlo?

En la contemplación

simple, honda, 

sobre tersa extensión verde,

se respira la eternidad.

 

Pulso a pulso.

 

Esplendor cromático,

dulzura esparcida, 

esencia de vientos, lluvias,

de soles y lunas.

Visión sin tiempo,

visión fuera de época.

Empecinado pétalo

que acarrea con el universo,

y tan livianamente…

No es preciso demostrarlo,

es.

Como la vida, no se tiene derecho a ella,

se es la vida misma.

Expresión de mares y magma,

condensación y aquilatamiento,

un suspiro, un humano.

Un humano.

Las estrellas, son su fiel reflejo.

Infinidad de ellas, desperdigadas

al antojadizo azar,

sin aparente conexión.

Mas todas titilan, ardientes,

de una galaxia a otra,

que son como sus pueblos y ciudades;

hablan,

de las cosas más triviales

y de las más importantes.

Su alma, su era,

sobre el desarrollo y metafísica

del universo, es más,

tienen su propia cosmogonía.

No olvidan, a pesar de su tiempo,

que son tan pequeñas,

que poco pueden saber en su breve paso.

Por ello el humano aún no brilla,

cree ser dueño,

cree poder y ser más grande.

Piensa en sus dominios,

y lo que podría hacer de ellos.

No se reconoce en una estrella,

ínfimo, estelar, polvo del polvo,

a lo sumo constelación.

No ve en su corazón el fuego de la vida,

ve si en sus manos, las tierras, el ganado,

al resto de los hombres.

Pero sabrá,

a su tiempo,

que es ínfimo,

sabrá lo que ya se sabe,

porque se es lo que se es,

halo que se desliza.

Pulso a pulso.

Eslabón, término por término,

aquí y allá.

Como si fuese telar,

práctica de ancestros,

venas y músculos,

pies y manos,

andamiento, manipulación,

corrida, caza, alimentación

ofrecimiento, artesanía, tejido,

algodón, siembra, lluvia,

estación, cosecha, luna,

sol, estrellas,

estrellas…

Inmensas tal vez, pero caben

en un copo de algodón

y no sufren por ello.

Anuncios

4 thoughts on “Estrellas

  1. Pero que belleza de poema. Cuando he leído “Como la vida, no se tiene derecho a ella,

    se es la vida misma…” parece sencillo pero es LA magia de escribir, leer y sentir.. Me ha subido una emoción muy intensa, una evidencia. Magnífico, gracias por enviarme el enlace.💟

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s